¿Cierre Cerámico, a Compresión o Monocomando?


06 Aug

Si pensamos en cómo se cierran las griferías, podemos distinguirlas en las que tienen cierre cerámico, es decir, los que poseen unos discos cerámicos que abren y cierran el flujo del agua en forma suave y precisa y que se caracterizan por tener un tope de apertura del volante de la grifería.

Cierre Cerámico

También están las griferías con cierre a compresión, también conocidas como las que llevan el conocido “cuerito”, una pieza de goma que se comprime contra el paso del agua, y que regula la cantidad de líquido que sale por el pico.

Cierre a Compresión Por último, las monocomando son aquellas que tienen un único comando, como lo indica su nombre y que su temperatura y su caudal de pueden controlar desde este “volante” único. En cuanto al cierre monocomando -que consiste en un cartucho de cierre cerámico por el cual circulan ambos caudales de agua-, el mecanismo funciona de manera muy similar al cierre cerámico común.

Monocomando

La oferta de griferías tiende a ser más amplia y variada para las monocomandos y las de cierre cerámico, lo que hace que nos preguntemos cuál es el criterio en el que deberíamos basarnos para elegir una u otra.


Aunque las de cierre cerámico tradicional y las monocomando requieren técnicamente de menos mantenimiento, requieren de ciertas características específicas para que su vida útil y su correcto funcionamiento cumplan las expectativas de compra. Por ejemplo, el cierre cerámico requiere de una presión de agua mayor de lo que necesita un cierre a compresión. Además, el cierre cerámico es más sensible a las aguas duras. Es decir, que una grifería de cierre cerámico podría no tener una larga vida útil donde abunda el sarro en el agua o donde escasea la buena presión. Dependiendo de las características de tu hogar, confiamos en que puedas tomar la mejor decisión al respecto.


Las griferías a presión tienen a tolerar mejor las vicisitudes e irregularidades que puedan ocurrir con el agua corriente y/o los tanques de agua, por lo que muchos consideran que es una apuesta segura, aunque implique llamar al plomero cada tanto para cambiar los cueritos.

La grifería monocomando se destaca por su comodidad es un clásico de las cocinas. ¿Cuándo no tenemos las manos sucias y ensuciamos la grifería en nuestro intento de lavarlas? Llevando una olla con las manos, las monocomando son fácil de abrir con el codo, en caso de necesidad. Así presentadas se ubican como el mejor ejemplo de practicidad en la cocina, pero en el baño también resultan igual de útiles! Las griferías monocomando vienen tanto para cocina, lavatorio de baño, bidet y ducha. Especialmente para los niños, representan un fácil acceso a la higiene y al control de lo que los rodea porque no exigen el uso de fuerza.


¿Vos cuál vas a elegir? ¡Contanos!

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.
ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO